miércoles, 27 de enero de 2016

El papa rojo

Roma, Coimbra, Brighton, P arís, Ginebra... son algunos de los escenarios de lo que -a primera vista- sólo le parecerá el fruto de una prodigiosa imaginación . Juzgue por sí mismo. Quizá, al final, ya no esté tan seguro. De lo que no hay duda es de que el autor -fiel a su peculiar estilo- llegó a arriesgar su propia integridad física, provocando su detención por la policía de Roma..., "por exigencias del guión". Y una última observación. No se alarme ante el inesperado final de El Papa rojo (La gloria del olivo).




 Instrucciones:

Hacer click y esperar 5 segundos presionar en la parte superior derecha SALTAR PUBLICIDAD.

Por ultimo hacer click en descarga y listo!